logo


24 de Agosto… ¿Día del Padre?

Sí, en lugar del tercer domingo del mes de Junio.

En el año 1814, llegaron a Mendoza, el General José de San Martín y su esposa Remedios de Escalada. Se radicaron en la casa de la familia Álvarez ubicada en el actual domicilio de la calle Corrientes 343 de la ciudad de Mendoza.

En ese lugar el 24 de Agosto del año 1816, nació la única hija del General San Martín, cuando se encontraba en plena formación del Ejército de los Andes, que daría libertad a Chile y Perú, asegurando la independencia Argentina.

El 24 de enero de 1817, el General San Martín dejó su familia y partió para cumplir un sueño americanista. Cumplido su sueño regresa al país y la reciente muerte de su esposa, las guerras fratricidas que inundaban de sangre nuestro país, los agravios de que eran objeto y fundamentalmente su deseo de dedicarse a la educación de su hija, lo llevaron a tomar la decisión de abandonar nuestro país y partir con su hija a Europa.

Cumplida su misión americanista, centró su vida en la educación y formación moral de su hija huérfana de madre partiendo a Europa en voluntario ostracismo.

Ya en el viejo continente redactó las máximas para su hija (Bruselas, 1825) que constituyen un verdadero plan educativo de índole moral, que conserva plena actualidad a pesar del paso de los años. En su testamento declara San Martín “Todos mis anhelos no han tenido otro objeto, que mi hija amada.”

En el año 1953 la profesora Lucia Zuloaga de García Sada, presentó ante la Dirección General de Escuelas de Mendoza la iniciativa de declarar el 24 de Agosto como “Día del Padre” la cual por resolución 192-T-53 fue aceptada.

Después de tres años de tramites la profesora ZULOAGA consiguió que el Consejo de Educación de la Nación resolviera afirmativamente el proyecto y dispusiera la inclusión de la celebración “24 de Agosto, Día del Padre”, en el Calendario Escolar de todo el País.

Según el expediente 84056/56 del 22 de Octubre de 1956, El Concejo Nacional de Educación, resolvió oficialmente instituir en el calendario escolar, el día del padre, que se conmemora el día 24 de agosto en todos los establecimientos de la repartición.

Este expediente fue firmado por Luis Norberto MAGNANINI (Presidente del Concejo Nacional de Educación) y Alejandro NOGUES ACUÑA (Secretario General del Concejo Nacional de Educación).

El Concejo Nacional de Educación, en 1957, ante la presión de diversas asociaciones, dirigentes y diversos grupos económicos, olvidó incluir la fecha en el Calendario Escolar, omisión que fue aprovechada para imponer mediante una millonaria campaña publicitaria “el día del padre norteamericano”, en homenaje a John Bruce Dodd, considerado padre ejemplar por haber cuidado a 9 hijos.

En 1966 el presidente de Estados Unidos, Lyndon Johnson, firmó una proclama declarando el tercer domingo de Junio como día del padre de los Norteamericanos, en homenaje a John Bruce Dodd.

A partir de esa proclama, empresas extranjeras redoblaron sus esfuerzos reemplazando como modelo de padre a un extranjero en lugar del General San Martín.

Solo las escuelas de Mendoza, se mantuvieron fieles al Libertador en la celebración del 24 de Agosto como día del padre, durante casi medio siglo (1953-2000).

Hubo intentos de dictar la ley a nivel nacional mediante proyectos de legisladores mendocinos, pero ninguno tuvo tratamiento legislativo, no así a nivel provincia donde la suerte fue distinta.

El 30 de Junio de 1982, por Decreto 2119/82 del entonces gobernador de la provincia Dr. Bonifacio CEJUELA instituyó oficialmente el 24 de Agosto como Día del Padre.

En estos momentos de globalización, somos los argentinos quienes debemos decidir que modelo de padre queremos, y por ello están bregando por esta idea varias instituciones, entre ellas el Circulo de excadetes del Liceo Militar General Espejo, el Circulo Criollo “El Rodeo” o la Agrupación Tradicionalista “el Ombú de Vicente López”, para que toda la comunidad se sume a este compromiso de apoyar la declaración del 24 de Agosto, como único Día del Padre en todo el territorio nacional de la república, y no festejando homenajes de personas ajenas a nuestras tradiciones, bajo el lema:

Argentinos, levantamos la antorcha de la libertad… ¡Ayúdanos a mantenerla encendida!